La escritora francesa Laure Adler nos había sorprendido ya con una estupenda y celebrada biografía sobre Marguerite Duras, en aquel libro demostró no sólo conocimiento de la vida y la obra de la autora de La amante de la China del Norte, sino una gran pasión por el género biográfico.

En éste su nuevo libro, dedicado a la filósofa Hannah Arendt, Adler demuestra que es el género en el que mejor se mueve, pues también es autora de novelas.

Hannah Arendt de Laure Adler es un libro tan apasionante como la vida de la biografiada. Adler arranca en la infancia de Hannah, sus orígenes judíos y sus inicios en la lectura y la filosofía.

Para el lector que desconozca la obra de la filósofa alemana, baste decir que fue la alumna más aventajada de Heidegger, además de su amante. Fue también discípula de Karl Jaspers y una de las amigas más cercanas de Walter Benjamin. Fue una mujer de su tiempo y, a la vez, una adelantada a él.

Su pensamiento fue profundo y conspicuo, sus libros esclarecedores (Los orígenes el totalitarismo, La condición humana, Sobre la revolución) y no hubo tema que no abordara: ética, religión, filosofía, moral. A Hannah no le gustaba que se le considerara una filósofa, pues creía que era un término masculino. No fue feminista, pero siempre estuvo de acuerdo, naturalmente, en la igualdad entre hombres y mujeres.

Otro de los puntos más importantes en el libro de Adler es la inclusión de correspondencia hasta ahora inédita de Arendt con muchos de sus amigos y colegas; además que con muchos de ellos tuvo varias horas de entrevistas que le permitieron dibujar de manera completa todo el universo que encerraba Hannah Arendt en su persona y en su obra.

Después de huir de la Alemania nazi, Arendt dedicó su vida a realizar una teoría sobre el totalitarismo, el mal y la democracia y los males que la aquejan. Ya en Estados Unidos trabó amistad con la magnífica narradora Mary McCarthy, con quien mantuvo una nutrida correspondencia que, para nuestra fortuna, fue editada en español hace unos años.

El pensamiento del siglo XX estaría trunco sin la presencia y la obra de Arendt, en quien Laure Adler ve a una mujer con el pensamiento puesto en el futuro. En una buena sección de esta biografía la autora se centra en los días en que Hannah Arendt cubrió el proceso criminal que se llevó a cabo en Jerusalem contra Adolf Eichmann. El libro Eichmann en Jerusalén se convirtió en núcleo básico para comprender el problema del nazismo y del poder absoluto.

No entenderíamos el pensamiento del siglo XX sin la figura de Hannah Arendt, como no entenderíamos la vida y la obra de ésta sin el espléndido libro de Laure Adler.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.