Petróleos Mexicanos (Pemex) redujo sensiblemente la estimación sobre los ahorros que se van a obtener en el año por la estrategia de combate al mercado ilícito de combustibles, de 50 mil millones de pesos como lo había previsto el Presidente Andrés Manuel López Obrador, a 32 mil millones como lo hizo saber la empresa petrolera a inversionistas.

En reunión, al arranque de abril, con especialistas financieros de firmas como Bank of America Merril Lynch, Barclays, BBVA, Bradesco BBI, Grupo Bursátil Mexicano, J.P. Morgan, Nomura, Scotiabank y WoodMackenzie, los responsables de las finanzas de Pemex moderaron los probables ahorros en el combate al mercado ilícito de combustibles.

Los funcionarios explicaron que el desvío de combustibles se ha reducido 84% de noviembre de 2018 a marzo de 2019 -registrado en miles de barriles diarios-.

En noviembre del año pasado se desviaron 81 mil barriles diarios, derivados de tomas clandestinas realizadas por el crimen organizado y bandas dedicadas al saqueo de ductos de la compañía petrolera.

Entre el 1 y el 20 de diciembre de ese mismo año, cuando entró en operación la estrategia de combate al mercado ilícito de combustibles, el desvío se redujo a 74.2 mil barriles diarios.

Del 21 de diciembre de 2018 al 27 de marzo de este año, el volumen de hidrocarburos sustraídos de ductos de Pemex se redujo a 13 mil barriles diarios en promedio (en febrero se registró un desvío promedio de nueve mil barriles y en marzo de 8.1 mil barriles diarios).

Aun así, Pemex le dijo a los inversionistas que en 2019 «estima obtener ingresos adicionales por 32 mil millones de pesos derivado de la estrategia de combate al mercado ilícito de combustibles», es decir, 18 mil millones menos de lo previsto.

De hecho, desde la presentación Fact-sheet del pasado 19 de febrero, que es el compendio de los documentos financieros más relevantes de la empresa, la Dirección Corporativa de Finanzas de Pemex habría adelantado que en 2018 perdió 40 mil millones de pesos por robo de combustibles, lo que incluyó gasolinas, diesel y turbosina, y que «en un escenario conservador, para 2019 la compañía petrolera espera recuperar 80% de esos 40 mil millones -equivalente a 32 mil millones-, lo cual tendría un impacto directo positivo en las finanzas de la compañía».

Estrategia contra robo. El pasado 19 de febrero, en conferencia de prensa mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el plan contra el robo de combustible puesto en marcha por el gobierno federal generará un ahorro de hasta 50 mil millones de pesos en 2019.

«Les comento también que llevamos ahorros, sin duda, en lo del combate al huachicol, de alrededor de 5 mil millones de pesos hasta ahora y si seguimos así podemos alcanzar los 50 mil millones en el año de ahorro», señaló el mandatario.

El plan contra el huachicoleo incluyó desde el primer momento vigilancia estratégica de 58 instalaciones de Pemex, así como de los ductos por los que se transporta combustibles como gasolinas, diesel y turbosina, entre otros, por parte de elementos de las secretarías de la Defensa Nacional y Marina, así como la Policía Federal.

La estrategia federal, que inició el 21 de diciembre del año pasado, también contempló el cierre de ductos como el tramo Tuxpan-Tula y la compra de 671 pipas para transportar gasolina debido a los cierres de algunos ductos de la petrolera por acciones de sabotaje y robo de combustible.

La presentación a inversionistas correspondiente a abril de este año, Pemex asegura que «en el primer trimestre se observa estabilización en el nivel de producción» de petróleo crudo, con una plataforma de 1.7 millones de barriles diarios.

Agrega que este año se impulsará la producción con el desarrollo de 20 campos nuevos, 16 marinos y cuatro terrestres, así como la perforación de un mayor número de pozos, lo que permitirá sostener la producción de este año y adelante.

NM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.